Desde infantil hasta bachillerato, hemos hecho una parada el miércoles de ceniza para recibir la imposición de la ceniza, como signo personal de compromiso para prepararnos interiormente para la Pascua del Señor. Así queremos que la cuaresma sea un tiempo para mejorar con la ayuda de Jesús. Según las edades hemos tenido diferentes celebraciones:

·         En tres años, hemos realizado una explicación durante la oración de la mañana.

·         En cuatro y cinco años, ya hacemos nuestras peticiones, ofrenda y oramos por nuestro crecimiento personal.

·         De 1º a 4º de primaria, empezamos reflexionando sobre leyenda árabe y con el gesto de tirar a la papelera las cosas que no queremos volver a hacer; poniendo todos nuestros corazones juntos le damos gracias a Dios por darnos esta oportunidad de cambiar.

·         De 5º de primaria a bachillerato, leemos el evangelio y le pedimos a Dios fuerza para ser auténticas personas: profundas, comprometidas, con auténtica fe.

Ojala, Señor, que estas cenizas nos ayuden a caer en la cuenta de que tenemos que pedir perdón, perdonar y ser más amigos tuyos.